Blog sobre los Ángeles

1001 secretos angelicales por compartir

El Monte Kailash, entre Cielo y Tierra

Monte Kailash

Se dice del Monte Kailash, hogar de los dioses en las religiones orientales, que es el lugar donde se encuentran el Cielo y la Tierra. Este Monte sagrado simboliza ante todo el objetivo último del hombre en su ascenso hacia la Sabiduría.

El Monte Kailash, Montaña sagrada

El Kailash es una montaña que forma parte de la gran cadena del Himalaya que se encuentra en Tíbet, en la provincia de Ngari, donde nace el río Indo. Los tibetanos lo llaman “Khang Rinpotché”: la “Preciosa Joya de las Nieves“. Culmina a 6 714 metros de altitud y se asimila al mítico Monte Meru. Además, se dice que a su alrededor… “rezan las piedras”.

El Kailash, Hogar de los dioses

  • Para los hindúes, es el hogar de Shiva.
  • Para los jainistas, es el Monte Ashtapada donde el fundador del jainismo alcanzó el nirvana.
  • Para los chamanes Bön, es el hogar de una diosa mayor de su Panteón: Sipaimen.
  • Para los budistas tibetanos, es el hogar de Chenrezig, el Buda de la Compasión, del que se dice que el Dalaï Lama es la reincarnación.

Cumbre y Centro al mismo tiempo

Los Hindúes (para ellos Kailâsa significa Cristal) lo representan como el centro y la cumbre del mundo. Pero también y sobre todo ven en él el centro y la cumbre del Hombre que el ser humano debe tratar de alcanzar en su búsqueda de elevación espiritual: su “Castillo interior”.

Purificar el karma

En la tradición hindú (pero también en el budismo tibetano), se dice que darle la vuelta al Monte Kailash permite el perdón de  sus pecados y la purificación de su karma negativo. Es verdad que esta circunvalación (“caminar alrededor de” durante varios días) no puede hacer más que llevar al peregrino a eliminar las toxinas acumuladas, tanto físicas como psíquicas e incluso espirituales.

Alcanzar la iluminación

Los creyentes deben caminar alrededor del Kailash (se dice que hacen la “Kora”) al menos una vez en su existencia. Deben hacerlo preferiblemente durante el año astrológico del Caballo. Este ritual puede hacer pensar en la tradición islámica que quiere que cada musulmán vaya a La Meca al menos una vez en su vida. Pero además se dice que hacer la Kora 108 veces garantiza la iluminación al peregrino (el Nirvana)…

Si viaja algún día a Tíbet y si hace su Kora alrededor del Monte Kailash, entonces quizá pueda declamar con los tibetanos: “¡Ki ki so so laghyalo!”… “Los dioses son victoriosos”… ¡y ver sus pecados perdonados!

 

Descubra aún más artículos interesantes de Padre.